26 May
26May

Artículo original: 🇪🇺 El voto del trabajo sexual en estas elecciones europeas. (mailchi.mp) 

Gracias a la votación de este martes 21 de mayo de la Proposición de Ley criminalizadora del trabajo sexual del PSOE, en estas elecciones europeas tenemos un mapa claro y reciente del posicionamiento de los partidos respecto del trabajo sexual libre, voluntario y no delictivo. Tambien recordamos que Ciudadanos y el Partido Liberal han sido siempre favorable a legalizar el trabajo sexual aunque no aparezcan en la tabla. Roberto Vaquero y su Frente Obrero se declaran a favor de la prohibición globalizada.  


Defender los derechos de las trabajadoras sexuales no es una cuestión de ideología. Es una cuestión de haber escuchado a los colectivos y haber podido romper esa montaña de mantras, bulos y falsos datos que durante años se han propagado sin la réplica adecuada. 

De nuevo este 21 de mayo hemos escuchado discursos en la tribuna de los portavoces parlamentarios describiendo realidades de mundos paralelos y donde los datos oficiales no existen ni hay una referencia de partida común. No es un escenario propicio para decidir sobre el futuro de decenas de miles de personas. Estas fueron las intervenciones de los grupos parlamentarios el día del debate: 



De las reacciones en las redes cabe destacar los ataques irracionales y descarnados hacia los portavoces que han defendido el No a la criminalización, hacia Amnistía Internacional y hacia todo aquello que ha disentido de un movimiento de convicciones morales que renuncia a los datos, el análisis y en definitiva la racionalidad. 

Insistimos en ofrecernos para explicar nuestra realidad y facilitar el contacto con perfiles en activo y conocedores de verdad de una actividad muy diveresa donde sólo es informada la minoritaria parte delictiva en el día a día mediático. Confiamos aún en que los partidos que sepan escuchar puedan cambiar su posicionamiento actual y hacer aún más grande el consenso en el cómo una sociedad avanzada proporciona derechos a sus ciudadanos sin dejarse llevar por el maximalismo moral y la manipulación interesada. 



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.